Inicio / Reportajes / Presidente AMLO refrenda respeto al Ejército Zapatista durante supervisión de hospital rural en Chiapas

Presidente AMLO refrenda respeto al Ejército Zapatista durante supervisión de hospital rural en Chiapas

Las Margaritas, Chiapas, 06 de julio del 20019.- El presidente Andrés Manuel López Obrador refrendó su respeto al Ejército Zapatista y convocó a la unidad, la tolerancia y la hermandad por encima de las diferencias.

De visita en el Hospital Rural Guadalupe Tepeyac de Las Margaritas, Chiapas, destacó que dicho movimiento contribuyó a resaltar la realidad de los pueblos indígenas y generó cambios positivos.

En el caso del gobierno que encabeza, recordó que la apuesta fue transformar el país por la vía pacífica y electoral, sin violencia, aún cuando se gestaron fraudes durante los comicios.

“Los dados estaban cargados. Sabíamos que la gente tomaría conciencia y así triunfamos. Fue mucho tiempo de lucha, de ser perseverantes”, expresó.

Al dialogar con la comunidad de Las Margaritas y los trabajadores de la salud, se comprometió con estos a regularizar su situación laboral, es decir, basificar a los contratados como eventuales.

Asimismo, indicó que el gobierno procurará que no falten las medicinas en los centros de salud y hospitales; “garantizaremos medicamentos y materiales de curación al 100%”.

Añadió que habrá suficientes médicos y enfermeras. Explicó que faltan especialistas en las comunidades más apartadas porque no quieren ir hasta esas zonas a trabajar. Sin embargo, reiteró que de ser necesario buscará que se les pague más.

Acompañado del secretario de Salud, Jorge Alcocer, dijo que apoyará para que egresen más médicos de las universidades. Además, apuntó que las instalaciones médicas recibirán mantenimiento.


Con el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo, resaltó que los recorridos que realizará este fin de semana y los próximos días se concentrarán en zonas marginadas, porque ahí es donde se necesitan medicamentos y personal.

Informó que junto a los integrantes del Gabinete de Salud y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público visitará el terreno porque “no es lo mismo estar en la oficina, que conocer la realidad y tomar decisiones”.

El Hospital Rural Guadalupe Tepeyac se inauguró el 6 de septiembre de 1993. Cuenta con 13 camas censables y ocho no censables. En un día típico reporta un promedio de dos partos, una intervención quirúrgica y 59 consultas.

El presidente López Obrador aprovechó la ocasión para dar a conocer que ya están en marcha los ‘Programas Integrales de Bienestar’ en todo México.

“En los poco más de siete meses que llevamos, estamos dando respuesta a las necesidades de la gente y a los compromisos que hicimos.

No les vamos a fallar, venimos de una lucha y no les quedaremos mal. Estaremos a la altura de las circunstancias. Viene la Cuarta Transformación de la vida pública”, enfatizó.

Versión estenográfica:

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Amigas, amigos de Guadalupe Tepeyac, de comunidades, ejidos de Margaritas y de otros municipios de esta región de Chiapas.

Esta es la tercera vez que visito Guadalupe Tepeyac, tres veces. Ya les voy a explicar cuando vine las dos veces anteriores.

Primero, decirles que estoy muy contento de estar aquí con ustedes. Como decía Zoé, estamos recorriendo como siempre los pueblos y atendiendo a la gente más necesitada, más pobre. Estamos, desde luego, atendiendo a todos, escuchando a todos, respetando a todos, garantizando las libertades; pero el gobierno que encabezo tiene el compromiso de darle preferencia a la gente humilde. Por el bien de todos primero los pobres. Ese es el propósito, la doctrina, la filosofía del nuevo gobierno.

Quiero comentarles que vamos bien, llevamos un poco más de siete meses y se va avanzado y ya estamos dando respuesta a las necesidades de la gente y a los compromisos que hicimos desde hace muchos años, porque tardamos muchos años luchando para llevar a cabo un cambio verdadero, una transformación.

No se trata de llegar a ocupar el cargo, no fue eso lo que nos movió y nos llevó a luchar muchos años; no es el cargo, es el encargo, es la transformación de México.

No es el poder por el poder o el ‘quítate tú, porque quiero yo’. Es llevar a cabo ideales, principios. Llevar a cabo una transformación.

Sólo ha habido en la historia de México tres transformaciones:

El movimiento de Independencia. Cuando México se convirtió en un país libre, luego de estar dominado por España durante 300 años, tres siglos, pues se llevó a cabo ese movimiento encabezado por dos curas buenos, rebeldes, Hidalgo y Morelos, y se logró la independencia de México. Esa fue la primera transformación.

La segunda fue un movimiento que encabezó el presidente Benito Juárez, el mejor presidente que ha habido en la historia de México, un indígena zapoteco. Esa fue la segunda transformación.

Porque los conservadores de entonces no querían los cambios y ya cuando estaban perdidos se atrevieron a ir al extranjero y trajeron a un príncipe, a Maximiliano y a la emperatriz Carlota, para que dominara México. Y Juárez y los liberales no lo permitieron, resistieron, nos invadió en ese entonces el ejército más poderoso del mundo, el ejército francés, pero por esa perseverancia de Juárez, esa fe que tenía en la causa que defendía se logró expulsar a los extranjeros, se restauró la República. Esa fue la segunda transformación.

Y la tercera fue la Revolución de 1910, porque Porfirio Díaz llegó a la presidencia y se quedó 34 años en el poder, se convirtió en un dictador y se esclavizó al pueblo.

Por eso surgió el movimiento revolucionario y cambiaron las cosas, desde luego, porque hay insensatos que dicen que estábamos mejor en la época de Porfirio Díaz. Eso no es cierto.

Con la Revolución se avanzó, porque se entregó la tierra a los campesinos, se mejoraron las condiciones laborales. Con Porfirio Díaz se tenía que trabajar 16 horas diarias, no había día de descanso.

A partir de la Revolución ocho horas, día de descanso y otras prestaciones, claro que se avanzó.

Además, Porfirio Díaz había entregado las riquezas de México a extranjeros. Con la Revolución se recuperaron esas riquezas, las minas, el petróleo, los ferrocarriles. Entonces, sí se avanzó. El Seguro Social se creó después de la Revolución.

Tres transformaciones ha habido, repito: Independencia, Reforma, Revolución; pero ahora hacía falta otra transformación, porque se fue echando a perder el régimen y el gobierno fue secuestrado, tomado, se convirtió en un comité al servicio de una minoría rapaz, se dedicaron a saquear a México y se abandonó a nuestro pueblo.

Por eso se llevó a cabo un cambio. El año pasado la gente dijo: basta. Y se inició una nueva etapa y es lo que nosotros llamamos la Cuarta Transformación de la vida pública de México. Y lo digo así, lo explico para que no se piense qué es más lo de lo mismo, que fue nada más cambio de gobierno. No, es cambio de régimen, se acaba la corrupción, se acaba la impunidad. Me canso ganso.

Y ya empezamos. Les puedo decir que los de mero arriba, pero los de la punta del cerro, la punta de la pirámide, los potentados no pagaban impuestos o si pagaban se les devolvía, había condonación de impuestos, miles de millones de pesos.

Pagaban impuestos todos los mexicanos prácticamente, porque hasta la gente humilde cuando compra una mercancía ahí va incluido un impuesto; pagan impuestos los trabajadores, los comerciantes, los empresarios, pero había un grupo, los dueños de México, los que se sentían los amos y señores que no pagaban impuestos. Eso ya terminó.

Ya firmé un decreto en donde se acaban las condonaciones de impuestos para los llamados grandes contribuyentes.

¿Qué significa esto?

Que va a haber más recaudación de impuestos porque ya no existen estos privilegios.

Les pongo otro ejemplo. Llegamos y encontramos que se robaban gasolina y diésel, combustible, el famoso huachicol, porque los ductos por los que se transporta la gasolina eran perforados, eran ordeñados, había tomas clandestinas.

¿Saben cuánto se robaban diariamente?

Ochocientas 800 pipas, eso se robaban.

¿Cuánto significa esto en dinero? ¿Cuánto representó el año pasado este robo de 800 pipas diarias?

Sesenta y cinco mil millones de pesos, era lo que se robaban y con el consentimiento cuando menos de los altos funcionarios públicos, porque se detectaba el robo, tenían sistemas para ver cuándo bajaba la presión de un ducto y ahí se sabía que había una toma y sonaba una alarma en la oficina principal de Pemex en la Ciudad de México, en el piso 3 de la Torre de Pemex.

Sonaba la alarma, pero ahí podía estar sonando la alarma un día completo, dos días y nadie hacía nada, porque se hacían de la vista gorda. Se acabó eso. Dijimos se acaba el huachicol, no va a haber huachicol ni arriba ni abajo.

¿Y ahora qué hicimos? ¿Qué se logró?

No fue fácil, porque quisieron jugar a las vencidas, hubo sabotaje, rompían los tubos para ver si nos quedábamos sin gasolinas en las ciudades y dábamos marcha atrás.

La gente se portó muy bien, aguantó dos, tres semanas, que se tenían que hacer cosas para poder cargar gasolina, pero el pueblo nos respaldó.

¿Qué se logró ahora?

Ya se redujo ese robo, no se ha terminado por completo porque estaba bien enraizado, pero ya no se roban las 800 pipas diarias, ahora bajamos a 40 diarias.

¿Cuánto es lo que disminuyó el robo?

Noventa y cinco por ciento.

¿En dinero cuánto nos vamos a ahorrar si seguimos así este año?

Cincuenta mil millones de pesos.

¿Y todo ese dinero para qué se va a usar?

Para beneficio del pueblo. Por eso les digo vamos bien, la corrupción no sólo hay que acabarla por razones de índole moral, hay que acabarla porque es mucho lo que se va a unas cuantas manos, lo que se pierde, lo que se va por el caño de la corrupción.

Si se acaba con ese mal el presupuesto alcanza y rinde, es no permitir la corrupción y también acabar con los lujos en el gobierno. Ya no es como antes.

El presidente tenía ocho mil elementos para cuidarlo, había el llamado Estado Mayor Presidencial, ocho mil elementos para cuidar al presidente; pues ya todos esos elementos pasaron a la Secretaría de la Defensa, a la Guardia Nacional para cuidar al pueblo. Al presidente lo cuida la gente y el que lucha por la justicia no tiene nada que temer.

No voy a andar con guardaespaldas, eso es un cambio.

Ya también no hay aviones privados, ni helicópteros privados, se compraron un avión presidencial los anteriores, un avión de 25 metros de ancho, por 70 de largo, para 280 pasajeros, nada más imagínense, en un camión grande entran cuando mucho 50 pasajeros, y este avión es para 280 y no van a ir apretados como van en el camión, mucho menos en la combi. Tiene restaurante, alcoba. Un avión que no lo tiene ni Donald Trump.

¿Dónde está ese avión ahora?

Allá en California se está vendiendo. Yo no me voy a subir a ese avión porque no le voy a faltar el respeto al pueblo de México. No puede haber gobierno rico con pueblo pobre. Y ya no sólo ese es avión, 73 aviones y helicópteros. Usaban los helicópteros hasta para ir a jugar golf. Ya no hay nada de eso.

Hablando de salud, los altos funcionarios públicos tenían atención médica privada.

¿Saben cuánto costaba eso, darles la atención médica a los altos funcionarios públicos?

Cinco mil millones de pesos al año del presupuesto. Ya no hay eso. Ahora se están ahorrando esos cinco mil millones de pesos. No podíamos permitir que se dieran estas atenciones de privilegio, se hacían hasta cirugía plástica, se estiraban a costillas del erario. Ya eso se terminó.

Y aquí podría pasarme todo el día explicándoles.

¿Saben cuánto era la pensión de los expresidentes?

Cinco millones de pesos mensuales a cada uno. Por eso están algunos nerviosos, quisquillosos y enojados, pues ya no hay pensión millonaria para los expresidentes. Todo eso se terminó. Y eso nos permite tener presupuesto suficiente y ya estamos entregando más apoyos al pueblo, porque antes todo se quedaba en el gobierno, y el presupuesto es dinero del pueblo.

Era un gobierno mantenido y bueno para nada. Ahora es que el presupuesto vaya a la gente y le llegue al ciudadano de manera directa, porque ese es otro cambio, ya no es mandarles el apoyo a través de organizaciones, a través de intermediarios. No es así de que: ‘A ver, dame a mí el dinero, porque yo soy de la Organización Independiente Belisario Domínguez y yo voy a repartirle el dinero a la gente’. No, primo hermano, así no, porque así no llega.

Desde la Tesorería de la Federación al beneficiario con su tarjeta, porque si se manda con intermediarios, o no llega o no llega completo, llega con moche, con piquete de ojo.

Ya eso se terminó. Va el apoyo de manera directa.

Ya así los adultos mayores ya están recibiendo su apoyo y todos van a recibir su apoyo.

Y voy a cumplir el compromiso que hice de que se aumenta al doble, antes eran mil 160 pesos cada dos meses, ahora dos mil 550 pesos para los adultos mayores.

Y para todos, porque antes no se le entregaba ese apoyo al jubilado, al pensionado del Issste, del Seguro, ahora es universal.

Y también para satisfacción de todos es importante decirles que las niñas, los niños con discapacidad, todos, las niñas, niños con discapacidad de Chiapas van a tener su pensión igual que la de los adultos mayores, dos mil 550 pesos de pensión.

Continúan las becas. Estamos ordenando, nada más que hay inquietud de que ya no está el Prospera o ¿cómo se llama?, el Prospera.

Se va a entregar todo el apoyo, nada más que de manera directa, van a tener becas todos los niños pobres de primaria, de secundaria.

En el caso de la preparatoria, el nivel medio superior, todos, sus becas, todos los que estén estudiando, ya sea Colegio de Bachilleres, ya sea escuelas técnicas, escuelas preparatorias, mil 600 pesos bimestrales para todos los que están en el nivel medio superior.

Los que estén estudiando, que hayan logrado llegar a la universidad de familias de escasos recursos económicos, dos mil 400 pesos mensuales para que terminen su carrera.

Los jóvenes que no están estudiando y no tienen empleo, todos van a ser contratados en un programa que se llama Jóvenes Construyendo el Futuro y van a trabajar de aprendices, ya sea con maestros mecánicos, con maestros electricistas, con comerciantes, en el campo, en las artesanías y se les va a estar pagando tres mil 600 pesos mensuales mientras se capacitan para el trabajo.

Lo que queremos es que no se quede un joven, un solo joven sin estudio y sin trabajo, porque es mil veces mejor, un millón de veces mejor tener a los jóvenes estudiando o trabajando que tenerlos en la calle, todos los jóvenes van a tener su trabajo, nunca más se le va a dar la espalda a los jóvenes.

También vamos a seguir apoyando el campo, se va a rescatar al campo del abandono, ese programa que consistía en apoyar a los campesinos, el Procampo, continúa, ahora es Producción para el Bienestar.

Y se va a ampliar ese programa, le va a llegar a más gente y sobre todo a los pequeños productores, sean comuneros, ejidatarios o pequeños propietarios, porque el Procampo lo recibían con más ventaja los grandes propietarios, ahora van a recibir más recursos los pequeños.

Y ya va a haber también ese programa de Producción para el Bienestar para que los que se dedican al cultivo del café, viene un programa especial.

Hay otro programa que yo quiero que aquí, en esta región de Margaritas, de Chiapas, y qué bien que están de ejidos, que se sepa y que se extienda. Es un programa que se llama Sembrando Vida. Les voy a explicar en qué consiste.

El que tiene su parcela, ya sea que es ejidatario, pequeño propietario, comunero y quiera sembrar, se les van a dar facilidades.

¿Qué significa este programa?

Que se tienen viveros para producir las plantas, ya sea árboles maderables de acuerdo con la región o frutales, o café, lo que se da en cada región. Se entregan las plantas, pero no sólo es entregar la planta porque ya sabemos que si no hay apoyo queda ahí la planta en el solar, en el patio y nunca se siembra, porque no hay manera de ir a trabajar sembrando.

Bueno, ahora se les va a apoyar con jornales al ejidatario, al pequeño propietario. Ahora ya en Chiapas ya son 200 mil hectáreas que estamos sembrando de árboles maderables y frutales.

¿Saben cuántos están trabajando ya?

Ochenta mil que están ganando cinco mil pesos mensuales, 80 mil campesinos.

¿Para cuánto tiempo es este programa?

Para muchos años. Mientras yo esté en la Presidencia van a tener este apoyo. No es crédito, es para que dejen cultivada su parcela y se le deje eso de herencia a los hijos, a las nuevas generaciones.

Entonces, todos los que tienen tierra, aunque sea una pequeña extensión, una hectárea, dos hectáreas, tres hectáreas, al programa y trabaja el ejidatario y puede trabajar también el hijo.

¿Por qué queremos esto? ¿Por qué estamos haciendo este programa?

Porque queremos que el mexicano ya no tenga que irse a buscar la vida a otras partes.

Lo que queremos es que el mexicano pueda trabajar y ser feliz donde nació, donde están sus familiares, donde están sus costumbres, donde están sus culturas.

Cuando se abandona el campo y no hay manera de tener ingresos, de buscarse la vida, la gente se ve obligada a emigrar.

Esto ha pasado en Chiapas y ha pasado en todo México. Muchos se han tenido que ir a buscarse la vida a otras partes arriesgándolo para buscar algo que mitigue su hambre y su pobreza.

Hay de Chiapas y de México millones de mexicanos en Estados Unidos. Y miren lo que son las cosas, esa gente que se fue por necesidad, ahora son como nuestros héroes.

¿Saben cuánto están enviando a sus familiares de remesas? Treinta y cinco mil millones de dólares. Eso que envían nuestros paisanos a sus familiares, es la principal fuente de ingresos que tiene nuestro país. Merecen un aplauso, verdad, los migrantes.

Pero ya no queremos eso, queremos que la gente tenga trabajo en sus lugares de origen. Por eso es este programa Sembrando Vida.

Ya hice el compromiso de que va a visitar la región, la zona. La secretaria de Bienestar, antes era la Secretaría de Desarrollo Social, ahora es Secretaría de Bienestar, María Luis Albores es la secretaria, es ingeniera agrónoma, es chiapaneca, es de Ocosingo, conoce bien el trabajo de campo, ha estado trabajando en cooperativas con productores, campesinos y ella va a venir hasta acá para explicarles y para que los que quieran participar en este programa, lo puedan hacer.

También hice el compromiso de que va a estar por acá la maestra Raquel Sosa, porque si no es aquí en Guadalupe o en la parte intermedia, cuando menos en Margaritas que haya una universidad pública gratuita para los estudiantes.

Bueno, ya terminé con esto, porque tengo que aprovechar, ya estamos aquí, informarles de todos los programas, hay otros programas.

Decirles que van a cambiar las cosas, que van a llegar todos los apoyos, pero informarles para que ustedes tengan conocimiento y me ayuden para que se haga realidad, porque digo siempre que es como un elefante, el gobierno, pero un elefante reumático y mañoso que no camina, que es un cuerpo de avance lento y hay que estarlo empujando.

¿Me van a ayudar ustedes a empujar el elefante?

Eso es. Porque esa es la democracia, gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo. Entonces, todos a trabajar.

Por eso estoy aquí, en Guadalupe Tepeyac, revisando el hospital. No nos quedamos a revisar los hospitales en la Ciudad de México porque allá no están tan mal, allá tienen mejor servicio, allá están los médicos, están los especialistas, no faltan los medicamentos; además, si allá faltan los medicamentos hay protestas, los escuchan, acá si no hay medicamentos, aunque protesten, nunca se sabe nada.

¿No es así?

Entonces, por eso empezamos aquí en lo más marginado. Y ya nada más la visita, pues ya significa… porque ustedes me entienden bien de que le tienen que echar ganas los encargados, que ahí viene el presidente, pues a lo mejor hasta pintan. ¿Creen que no me doy cuenta?

Pero no es ponerle tache al director del hospital, al contrario, es un buen director y todo el personal médico y las enfermeras y auxiliares de todo el sistema de IMSS-Bienestar. Un aplauso para ellas y para ellos.

Pero miren, como yo ya llevo tantos años en estas luchas, pues ya sé de cómo se simula, de cómo se pretende engañar, pero yo no tengo la cara ¿verdad? No me van a ver la cara a mí, eso sí se los aseguro.

Hay una película que -a lo mejor quienes hacen trabajo comunitario, la deberían de pasar en las comunidades de cómo era el sistema anterior, la diferencia de antes, y lo que queremos que sea la nueva realidad- una película que se llama Calzonzin inspector, que es de un buen actor, creo que es Araujo, y se trata que llega a un pueblo el inspector y empiezan a correr el rumor que había llegado el inspector y entonces a arreglar todo porque tenían que entregar buenas cuentas.

Y había un hospital y a pintar el hospital, pero no había enfermos, entonces, ¿cómo le hacemos si no hay enfermos porque no hay camas, no hay equipo?, entonces, había un gimnasio donde hacían pesas unos fortachones, y llevan al hospital a los fortachones, los ponen en las camas: ‘Aquí están los enfermos, todos muy sanos, miren’.

Entonces, así era antes. Hay una historia de este hospital parecida, que cuando lo inauguraron vinieron, cortaron el listón y se fueron, y quedó vacío. Entonces, no queremos ya esa simulación, va en serio. Y sabemos nosotros que podemos contar con el personal médico, que podemos contar con este programa que surgió hace 40 años.

Les voy a decir por qué tengo esta información. Porque yo era director en ese entonces del Instituto Nacional Indigenista en Tabasco, y era yo director de Coplamar, y hace 40 años se creó este sistema las unidades médicas rurales, y los hospitales, desde hace 40 años, 1979.

Claro que primero era IMSS-Coplamar, luego IMSS-Solidaridad, IMSS-Oportunidades, IMSS-Prospera y ahora es IMSS-Bienestar, pero es el mismo sistema que ha cambiado de nombre cada sexenio.

Nosotros lo que queremos ahora es que mejore el servicio en general en cuatro aspectos.

Vengo acompañado de todos los responsables del sector salud del gobierno federal que son gentes serias, profesionales, honestas quienes me están ayudando, tanto el doctor Jorge Alcocer, que es el secretario de Salud del gobierno; como un paisano de ustedes, Zoé Robledo que acaba de ser nombrado director del Seguro Social.

Está también aquí el director del Issste, están los funcionarios de la Secretaría de Hacienda.

Los invité a todos, porque no es lo mismo allá en la oficina en México que acá en el terreno, porque aquí es donde vamos a tomar decisiones.

No son las normas que ya están establecidas. No, primero la realidad.

¿Cómo está la situación y qué es lo que vamos a llevar a cabo?

Son cuatro acciones para mejorar los servicios de atención a le gente.

Primero. Que no falten las medicinas en unidades médicas, en centros de salud, en hospitales, que no falte la medicina.

No es que: ‘Tengo 70, 80, 90, 95 por ciento de abasto de medicamento’, porque no es así, no me estoy chupando el dedo, no es así, faltan medicinas y lo que queremos es que eso se resuelva, que no falten los medicamentos y que no sólo sea el llamado cuadro básico, sino todos los medicamentos que se necesiten para garantizar el derecho del pueblo a la salud.

Ese es un planteamiento: Medicamentos y materiales de curación al 100.

Segundo. Médicos y enfermeras que sean suficientes, porque faltan enfermeras, faltan médicos generales, familiares y especialistas que no quieren trabajar en las comunidades más apartadas.

Entonces, tenemos que buscar la manera, la forma de resolver de que no falten las enfermeras, los médicos y los especialistas, que el que quiera como especialista trabajar en Guadalupe Tepeyac, si así se considera necesario, que gane más, porque va a estar aquí, no va a estar nada más en Comitán, si no aquí va a ganar más que el que está con la misma especialidad en Comitán, porque aquí es donde más se requiere.

Y si faltan médicos, porque con este sistema que se creó llamado neoliberal se dejó de recibir a estudiantes en las escuelas de medicina. Y puede ser que falten médicos, pues ahora vamos a tener que apoyar las escuelas de medicina para que haya médicos suficientes. Eso es lo segundo.

Lo tercero. Mejorar las instalaciones, estas unidades médicas rurales. Les dije, ya expliqué que se hicieron hace 40 años, hay unas, porque se hicieron además con materiales prefabricados, algunas, puede ser que todavía estén así.

Entonces, se requiere darles mantenimiento a unidades territoriales, médicas territoriales y a los hospitales. Entonces, eso es lo tercero.

Y lo cuarto. Regularizar la situación de los trabajadores de la salud, porque hay muchos que están contratados por honorarios o eventuales. Vamos a basificarlos, nos va a llevar tiempo, pero lo vamos a resolver, es un compromiso que estoy haciendo con ustedes.

Esas son las cuatro cosas.

Miren, ya me piqué y todavía tenemos que ir, ya les dije, Altamirano y hasta Ocosingo, y llegamos a dormir a San Cristóbal, pero ya termino. Ya nada más decirles que no les voy a fallar. Vengo de una lucha de muchos años, con mucha gente que sufrió para que se lograra este triunfo y no vamos a quedarle mal a la gente, vamos a estar a la altura de las circunstancias.

No se van a ustedes a arrepentir, se los aseguro. Va a haber una transformación, la Cuarta Transformación de la vida pública de México.

Conocí Guadalupe Tepeyac hace 25 años porque vine la primera vez en 1994, cuando el levantamiento zapatista, cuando el movimiento zapatista, vine aquí, 1994. Ya pasó tiempo. Luego regresé como dos o tres años después, porque se tensaron mucho las cosas y hubo un momento en que estuvo a punto de reiniciar la confrontación armada, y vine acompañando al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas para que se optara por la paz, que a nadie convenía la violencia y la confrontación. Esa fue la segunda vez.

¿Qué tengo que decir acerca del movimiento zapatista?

Que respetamos mucho ese movimiento, podemos tener diferencias, pero somos respetuosos. En su momento ese movimiento aportó bastante para que se conociera esta realidad. Yo les he comentado que antes de eso yo ya estaba trabajando en comunidades indígenas, yo trabajé seis años en la región indígena chontal, maya chontal de Tabasco, yo ya sabía de la realidad de los pueblos indígenas de México, pero muchos no.

Entonces, cuando se da este levantamiento muchos voltean a ver a las comunidades y esto ayuda para que se conociera una realidad de abandono, de opresión, de injusticias, de marginación.

Por eso es que se mejoraron algunos caminos después, porque surgió ese movimiento.

Pasaron los años, nosotros decidimos luchar por la vía pacífica y por la vía electoral. Hay la visión de que se puede transformar de dos maneras una realidad de opresión.

Una forma es por la vía armada, como lo hicieron nuestros antepasados, en la Independencia, la Reforma, la Revolución. Fueron movimientos armados en las tres transformaciones anteriores. Esa es una forma de transformar cuando hay injusticias, cuando hay opresión es llamar al pueblo a tomar las armas, lo hizo Madero, lo hicieron otros.

Nosotros, en mi caso pensamos -y esa fue nuestra apuesta- que se podía transformar sin la confrontación, sin la violencia, por la vía pacífica y por la vía electoral a pesar de los pesares, porque participamos en elecciones y nos robaban las elecciones, había fraude.

Estaban los dados cargados, las cartas estaban marcadas, pero aun así nunca dejamos de insistir en las elecciones, porque sabíamos que iba a llegar el momento en que la gente iba a tomar conciencia y que ya no les iba a servir ninguna trampa, ni el reparto de despensas, ni la compra del voto, ni la entrega del frijol con gorgojo.

Y así llegamos.

Por eso se triunfó porque fue mucho tiempo de lucha, fuimos perseverantes, tercos, hasta lograr esta transformación.

Por eso respetamos mucho al movimiento zapatista y mi recomendación fraterna, respetuosa, es de que no nos peleemos, de que ya basta de divisiones, que necesitamos unirnos todos, como esa estrofa del himno de Chiapas.

¿Quién me la recuerda?

‘Que se acabe la odiosa venganza, que termine por siempre el rencor, que una sea nuestra única esperanza, nuestra sola esperanza y uno también nuestro amor’.

Todos juntos, unidos como hermanos, respetándonos, que haya libertades plenas, completas, que nos respetemos, que cada quien tenga su religión y que se le respete, que se respete la libertad de creencia, que se respete la libertad de pensamiento, la diversidad, que seamos, no tolerantes, respetuosos de todos y que nos hermanemos.

La verdadera felicidad no es acumular bienes materiales, riquezas, la verdadera felicidad es estar bien con uno mismo, estar bien con nuestra consciencia y estar bien con el prójimo, esa es la verdadera felicidad.

Me dio mucho gusto estar aquí con ustedes.

¡Que viva Guadalupe Tepeyac!

¡Que viva Chiapas!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!

Ver también

Asaltos a cuentahabientes, tragedia e impunidad (“EJE POLÍTICO”, #COLUMNA)

Columna «Eje Político», Por Víctor Americano (22-VII-19).- .- El modus operandis de los asaltantes de Bancos ha …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *