Inicio / Noticias / Internacional / Los alumnos más pobres son los que menos se benefician de la educación pública

Los alumnos más pobres son los que menos se benefician de la educación pública

17 Enero 2023 Cultura y educación
Actualmente, el 20% de los alumnos más pobres solo se beneficia de 16% de la financiación pública de la educación, mientras que los más ricos se benefician del 28%.

Una niña estudia en su casa de Gujarat (India).

Los gobiernos no invierten lo suficiente en los niños que más necesitan la educación, afirma el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en un informe publicado el martes, en el que se pide una financiación equitativa para combatir la “pobreza de aprendizaje”.

Los niños de los hogares más pobres son los que menos se benefician de la financiación nacional de la educación pública, según el estudio que examina datos de 102 países.

Actualmente, el 20% de los alumnos más pobres solo se beneficia de 16% de la financiación pública de la educación, mientras que los más ricos se benefician del 28%.

En los países de bajos ingresos, el desglose es del 11% y el 42% respectivamente.

Fallando a los niños del mundo
“Estamos fallándole a los niños. Demasiados sistemas educativos de todo el mundo invierten lo mínimo en los niños que más lo necesitan”, declaró Catherine Russell, directora ejecutiva de UNICEF.

“Invertir en la educación de los niños más pobres es la forma más rentable de garantizar su futuro y el de las comunidades y los países. El progreso verdadero solo puede llegar cuando invertimos en todos los niños, en todas partes”, añadió.

El informe Transformar la educación mediante una financiación equitativa analiza el gasto público desde la enseñanza preescolar hasta la superior.

Inversión pequeña, beneficio grande
Sólo un aumento de un punto porcentual en la asignación de recursos educativos públicos al quintil de alumnos más pobre podría sacar a 35 millones de los niños en edad de cursar primaria de lo que UNICEF denomina “pobreza de aprendizaje”.

Alrededor del mundo, es más probable que el gasto público en educación llegue a los alumnos de los hogares más ricos, lo que se aplica tanto a los países de bajos ingresos como a los de ingresos medios.

El origen de la desigualdad
El vacío es más pronunciado entre los países de ingresos bajos, según UNICEF. Los datos muestran que los niños de los hogares más ricos se benefician de una financiación pública de la educación seis veces superior a la de los alumnos más pobres.

En los países de ingresos medios, como Costa de Marfil, Senegal, los alumnos más ricos reciben alrededor de cuatro veces más gasto público en educación que los más pobres.

Mientras tanto, la diferencia de gasto es menos en los países de ingresos altos, hasta 1,6 más entre los dos grupos, con países como Francia y Uruguay en el extremo superior de la diferencia.

Un niño de doce años se sienta en el aula vacía de una escuela que fue cerrada durante la pandemia de COVID-19.
UNICEF/Zahara Abdul Un niño de doce años se sienta en el aula vacía de una escuela que fue cerrada durante la pandemia de COVID-19.
No comprender conceptos básicos
Los niños que viven en la pobreza tienen menos probabilidades de acceder a la escuela y la abandonan antes, según el informe.

También están menos representados en los niveles superiores de enseñanza, que reciben un gasto público en educación por capital mucho mayor.

Estos niños también tienen más probabilidades de vivir en zonas remotas y rurales que por lo general están insuficientemente atendidas.

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, los sistemas educativos alrededor del mundo estaban fallando en gran medida a los niños, dijo UNICEF, con cientos de millones de estudiantes que asisten a la escuela, pero no dominan las habilidades básicas de lectura y matemáticas.

Dos tercios de los niños de 10 años alrededor del mundo son incapaces de leer y comprender un cuento sencillo, añadió la agencia de la ONU, citando estimaciones recientes.

Financiación más justa
El informa hace un llamado a la acción urgente para garantizar que los recursos educativos lleguen a todos los alumnos.

Señalan cuatro recomendaciones fundamentales, a saber:

desbloquear la financiación pública a favor de la equidad para la educación
dar prioridad a la financiación pública del aprendizaje funcional
supervisar y garantizar una asignación equitativa de la ayuda a la educación en contextos humanitarios y de desarrollo
invertir en formas innovadoras de impartir educación

Ver también

Progresa la batalla contra las enfermedades tropicales, pero faltan más inversiones

31 de enero del 2023.- La agencia también destacó hoy que las enfermedades tropicales desatendidas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *