Inicio / Reportajes / En tres meses, presidente AMLO cumple más de la mitad de sus compromisos

En tres meses, presidente AMLO cumple más de la mitad de sus compromisos

CDMX, 11 de marzo del 2019.- De los cien compromisos expresados el 1º de diciembre de 2018 en el Zócalo de la Ciudad de México, 62 se han convertido en hechos y 38 están en proceso de cumplirse, indicó el presidente Andrés Manuel López Obrador al presentar su informe de los primeros 100 días de gobierno.

Aunque todavía es el comienzo, dijo, “ya empezamos a escribir el prólogo de la gran obra de transformación nacional”.

Durante el acto celebrado en el Patio Central de Palacio Nacional, reafirmó que al terminar con la corrupción y gobernar con austeridad, México presentará una mayor crecimiento económico y, al mismo tiempo, desarrollo, bienestar y mayor autoridad política y moral.

Bajo esta dinámica, sostuvo que México se convertirá en una potencia económica con dimensión social que hará un aprovechamiento efectivo de los recursos naturales.

“Vamos a seguir construyendo en armonía la Cuarta Transformación. También es reconciliación. Vamos a seguir construyendo, entre todas y todos, la bella utopía; vamos a seguir caminando hacia ese gran ideal de vivir en una patria nueva, libre, justa, democrática y fraterna”, subrayó ante su familia, e integrantes del Gabinete Legal y Ampliado.

El titular del Ejecutivo agradeció la confianza del pueblo de México y de todos los sectores, en especial la de los empresarios.

Explicó que a partir de la implementación del plan económico basado en acabar con la corrupción y los privilegios, se podrán liberar fondos para el desarrollo nacional y no habrá necesidad de alterar los equilibrios macroeconómicos que actualmente tiene el país.

“Nunca gastaríamos más de lo que ingresa a la hacienda pública y tampoco nos endeudaríamos para financiar el presupuesto. Mantendremos un manejo responsable de las finanzas públicas”, remarcó.

Este año, dijo, se dispondrá de una bolsa adicional de 700 mil millones de pesos: 200 mil millones de pesos provenientes de ahorros en adquisiciones, 300 mil millones por evitar fugas de la corrupción y 200 mil millones de pesos por políticas de austeridad.

Informó que, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, se han creado 220 mil 628 nuevos empleos y la recuperación del poder adquisitivo del salario presenta mejoría.

Reiteró que acepta el reto de alcanzar la meta de crecimiento a 4 por ciento durante el sexenio porque existe un clima de confianza entre inversionistas nacionales y extranjeros. Para este fin, indicó que la inversión pública será capital semilla.

El presidente recordó que ya se lleva a cabo el rescate del sector energético, particularmente de las empresas productivas Pemex y CFE.

Resaltó que en materia de obra pública se dará prioridad a la conservación de infraestructura y la culminación de obras en proceso o inconclusas heredadas de gobiernos anteriores. Para este objetivo, sostuvo que ya se trabaja en la elaboración de un programa multianual para asignar recursos y terminarlas a lo largo del sexenio.

Asimismo, está en marcha el Programa de Atención a Comunidades Afectadas por los Sismos de 2017, acciones de mejoramiento de vivienda y reestructura de créditos de Infonavit.

El mandatario afirmó que “es un timbre de orgullo, una dicha enorme y un ideal compartido por los mexicanos de todos los sectores, que se destinen este año más de 300 mil millones de pesos del presupuesto público a mejorar las condiciones de vida y trabajo de la gente más humilde y pobre de nuestro país” a partir de los Programas Integrales de Bienestar.

El presidente señaló que la construcción de una sociedad mejor, más justa y más humana es el avance y el punto de partida de la política de seguridad pública. Al respecto, reconoció la labor de las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina, así como de quienes integran el Gabinete de Seguridad.

Versión estenográfica:

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Amigas, amigos todos.

Licenciado Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; licenciado Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Cámara de Diputados; licenciado Martí Batres Guadarrama, presidente del Senado de México.

Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de Gobierno del Distrito Federal; Claudia Pavlovich Arellano, gobernadora del estado de Sonora; ciudadanos gobernadores.

Amigos empresarios; dirigentes sociales; servidores públicos, representantes de los medios de comunicación.

Amigas y amigos todos:

Informo a ustedes y a la población en general sobre lo conseguido hasta ahora por el gobierno democrático para hacer realidad la Cuarta Transformación de la vida pública de México.

Apenas llevamos 100 días de labores y considero que es importante lo alcanzado. En este tiempo he visitado las 32 entidades federativas y he presidido reuniones informativas en 90 municipios.

Hemos establecido como forma de trabajo la celebración de reuniones diarias de seguridad pública, de lunes a viernes de seis a siete de la mañana, y a partir de esa hora informamos a la población a través de los medios convencionales y de las redes sociales.

Por lo general, los fines de semana los dedicamos a visitar las distintas regiones del país para recoger los sentimientos de la gente y constatar los avances de los programas de desarrollo y bienestar.

A diferencia de lo ocurrido con las tres anteriores transformaciones -la Independencia, la Reforma, la Revolución-, la Cuarta Transformación no ha requerido de una nueva Constitución, pero sí de profundas reformas legales para ajustar el marco jurídico a las nuevas realidades y circunstancias.

Hasta hoy se han aprobado tres importantes reformas constitucionales:

La Ley de Extinción de Dominio para la expropiación expedita de bienes que son producto de la corrupción y de la violencia, los cuales se destinaran al bienestar de nuestro pueblo.

También se modificó el artículo 19 de la Constitución para tipificar como delitos graves y sin derecho a fianza los actos de corrupción, el robo de combustible y el fraude electoral, entre otros.

Aquí abro un paréntesis para subrayar que no fue casual que la corrupción durante mucho tiempo no se considerara delito grave.

¿Saben cuándo se reformó el Código Penal para quitar la gravedad a todos los hechos de corrupción?

El 10 de enero 1994, en pleno auge neoliberal o neoporfirista. ¿Así o más claro?

Además, ya se aprobó en el Congreso de la Unión y en la mayoría de las legislaturas locales la reforma constitucional para la creación de la Guardia Nacional, que tiene como principal objetivo garantizar la seguridad pública para todos los mexicanos.

Está en proceso de aprobación en las cámaras de Diputados y Senadores la reforma para eliminar el fuero constitucional del presidente de la República y que el presidente pueda ser juzgado en funciones por hechos de corrupción y otros delitos.

También se están proponiendo modificaciones que establecerán el derecho efectivo de los ciudadanos a la consulta popular, a la revocación del mandato y está por aprobarse la ley de austeridad republicana.

En el terreno del bienestar se ha propuesto al Congreso cancelar la mal llamada Reforma Educativa y estamos por enviar la iniciativa de ley para hacer efectivo el derecho del pueblo a la salud. En fin.

A mediados de este año lograremos contar con el marco legal indispensable para llevar a la práctica la Cuarta Transformación de la vida pública del país.

En este proceso hemos contado con el apoyo de legisladoras y legisladores de los todos los partidos. Expreso a todas y a todos ellos mi agradecimiento sincero.

En estos poco más de tres meses hemos mantenido una relación de respeto a las autonomías de los otros Poderes y a las autoridades estatales y municipales; y esa conducta la mantendremos a lo largo de todo el sexenio.

Estamos empeñados en establecer un auténtico Estado de Derecho. Seguiremos apegándonos al principio de que al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie.

La Presidencia de la República no tiene partido ni privilegia a dirigentes o representantes de sindicatos, organizaciones sociales o grupos de intereses creados.

El gobierno es de todas y de todos los mexicanos y su función principal es hacer valer la justicia y buscar el bienestar y la felicidad del pueblo.

También hemos sido respetuosos de las libertades. Nadie ha sido afectado por su manera de pensar, por su ideología, por su creencia religiosa, por su cultura o por su preferencia sexual.

Nuestro gobierno promueve y respeta los derechos humanos y está decidido a cumplir el compromiso de averiguar el paradero de los jóvenes desaparecidos en Ayotzinapa.

Ya se constituyó la Comisión de la Verdad y deseo con toda mi alma que pronto se obtengan resultados.

También seguimos atendiendo a familiares de víctimas de la violencia. Estamos protegiendo a periodistas y ciudadanos amenazados de muerte. Se atiende con respeto a migrantes centroamericanos y a todos los migrantes del mundo.

Se canceló la cárcel de las Islas Marías y sus tierras y sus aguas se convertirán en un centro ecológico donde acamparán niñas, niños, jóvenes, para estudiar y convivir con el medio ambiente.

Asimismo, se abrieron los archivos de la antigua Dirección Federal de Seguridad; desaparecieron el Cisen y el Estado Mayor Presidencial y -lo que considero más importante- mantenemos la firme convicción de no permitir que el Estado sea utilizado para fabricar delitos a opositores y a nadie, o para espiar, perseguir, torturar o masacrar al pueblo.

Asimismo, se ha promovido el derecho a la información y al diálogo abierto y circular, con mensaje de ida y vuelta. Basta ver la prensa de ayer y de hoy y advertir que los periodistas critican al gobierno y ejercen sus derechos a disentir; y nosotros de la misma manera replicamos y argumentamos cotidianamente sin odios o rencores. Con ello se impulsa el hábito del debate y se fortalece la pluralidad democrática.

Es importante decir que, en serio, sin retórica o demagogia, existe la determinación de mandar obedeciendo.

Por eso se llevaron a cabo las consultas sobre el aeropuerto y más recientemente sobre el gasoducto y la termoeléctrica del estado de Morelos.

Es prioridad actuar siempre con respeto a la voluntad mayoritaria del pueblo y acabar de una vez y para siempre con las antiguas prácticas de manipulación, compra de votos, la intervención gubernamental en elecciones y la falsificación de resultados. Se acabará, ese es mi compromiso, con los fraudes electorales.

En política exterior nos hemos apegado a los principios constitucionales de no intervención, autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de las controversias, proscripción de la amenaza o del uso de la fuerza en las relaciones internacionales, igualdad jurídica de los Estados, cooperación internacional para el desarrollo, respeto, protección y promoción de los derechos humanos y lucha por la paz y la seguridad internacionales.

Queremos mantener una relación de amistad con todos los pueblos y gobiernos del mundo. Es vigente, no anacrónica, como algunos piensan, la frase del Benemérito de las Américas, según la cual: ‘Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz’.

La relación con el gobierno de los Estados Unidos de América ha sido cordial; no se usa el lenguaje acusatorio o ríspido, sino la diplomacia y la comunicación permanente.

Mi gobierno no está a favor del uso de la fuerza para contener la migración, sino que se propone atender las causas que la originan. Por ello, estamos trabajando para conseguir un acuerdo de cooperación para el desarrollo con el gobierno de los Estados Unidos.

Es importante informar que existe el compromiso de ese gobierno vecino, de invertir al menos dos mil 500 millones de dólares en los países hermanos, vecinos de Centroamérica y cuatro mil 800 millones de dólares en proyectos productivos en nuestro país, sobre todo en el sur sureste.

Esta política se enmarca en la propuesta de crear cortinas de desarrollo de sur a norte para convertir la migración en voluntaria, no un acto forzado por la carencia, la inseguridad o la falta de perspectivas.

Nuestro gobierno y ese es un objetivo, es trabajar para que los centroamericanos, los mexicanos, tengan la posibilidad de ser felices donde nacieron, donde están sus familias y sus raíces culturales.

En materia económica estamos aplicando la fórmula de acabar con la corrupción y con la impunidad para liberar fondos que puedan ser destinados al desarrollo y al bienestar del pueblo. En eso consiste nuestro plan económico, en esencia, en acabar con la corrupción, con los privilegios y liberar fondos de esta forma para el desarrollo.

Sólo por poner un ejemplo. El combate al robo de combustible nos permitirá ahorrar este año 50 mil millones de pesos. Agrego que ya no hay lujos en el gobierno, no existen sueldos como antes de hasta 700 mil pesos mensuales, están en venta aviones, helicópteros y vehículos extravagantes usados por funcionarios públicos.

No se rentan oficinas de lujo y nadie tiene servicio médico, cajas de ahorro y seguros privados con cargo al erario. Se acabaron los privilegios de la otrora burocracia dorada.

De esta forma, el presupuesto nos va a rendir mucho más. Si antes se pagaba por una obra, una compra, un servicio, 100 millones de pesos, ahora nos cuesta como máximo la mitad. Sólo en adquisiciones tenemos calculado ahorrar alrededor de 200 mil millones de pesos.

Al desterrar la corrupción evitaremos fugas por alrededor de 300 mil millones de pesos y el plan de austeridad nos permitirá liberar fondos para el desarrollo por 200 mil millones de pesos.

Así pues, dispondremos de una bolsa adicional para lo que se necesite de 700 mil millones de pesos durante el presente año.

Por eso no tendremos necesidad de alterar, ni lo haríamos bajo ninguna circunstancia, los equilibrios macroeconómicos. Nunca gastaríamos más de lo que ingresa a la hacienda pública ni tampoco nos endeudaríamos para financiar el presupuesto.

Mantendremos un manejo responsable de las finanzas públicas. No habrá aumento de impuestos ni nuevos impuestos.

Refrendamos el compromiso de no imponer gasolinazos. El precio de los combustibles, de las gasolinas, el diésel, el gas y la luz será el mismo en términos reales en todo el año.

La gasolina magna, el diésel y la luz han subido por la tardanza en la aplicación del mecanismo de regulación que utilizaremos, pero pronto se resolverá este asunto. Habrá ajustes para cumplir con nuestra palabra de no aumentar en términos reales los precios de los energéticos.

En este periodo de 100 días, el peso ha ganado valor con relación al dólar cuatro por ciento. La inflación ha bajado de 5.9 a 4.4 por ciento en promedio. La confianza del consumidor ha alcanzado máximos históricos de 120 puntos.

En el primer bimestre de 2019 la recaudación del gobierno federal sumó 703 mil 900 millones de pesos, cifra ocho mil millones de pesos por encima de lo programado en la Ley de Ingresos de este año y 2.6 por ciento mayor en términos reales a lo observado en el mismo periodo de 2018.

En particular destaca la recaudación del Impuesto Sobre la Renta, la cual creció 3.2 por ciento en términos reales. Estoy seguro que la confianza de los contribuyentes en el manejo honrado de sus impuestos nos permitirá superar con creces la meta establecida.

Además, el combate a la corrupción hará posible un incremento en los ingresos en Pemex y en la Comisión Federal de Electricidad.

La economía afortunadamente está en marcha; aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican con mala fe sus analistas. Se van a quedar con las ganas.

En este año, según datos del Seguro Social, se han creado 220 mil 628 nuevos empleos y la recuperación del poder adquisitivo del salario está mejorando, el consumo interno, las tiendas de autoservicio y departamentales reportan un incremento de 2.5 por ciento en las ventas de enero con respecto al mismo mes del año anterior.

No puedo dejar de informar con orgullo que logramos un importante acuerdo con el sector empresarial y con los representantes de los trabajadores para aumentar el salario mínimo en 16 por ciento, incremento real nunca visto en los 36 años del periodo neoliberal.

Aquí quiero decir que la nueva política laboral, de recuperación de la pérdida del poder de compra de los asalariados, no puede rendir frutos espectaculares de la noche a la mañana; tiene que aplicarse en forma lenta, pero sostenida, debe ser un proceso ascendente, pero gradual, que no dañe a las empresas, que no provoque inflación y que no afecte la economía nacional.

Ya se conformó el consejo para el fomento a la inversión, el empleo y el crecimiento económico, este instrumento de promoción para el desarrollo lo coordina Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia.

Estamos conscientes del escepticismo natural sobre nuestro objetivo de lograr un crecimiento anual promedio del cuatro por ciento durante el sexenio, el doble de lo que se alcanzó en los 36 años del periodo neoliberal.

Acepto el reto porque hay confianza entre inversionistas nacionales y extranjeros.

Hace unos días Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, expresó que el sector privado nos apoyará para lograr este propósito en beneficio de México.

Asimismo, creo, tengo la convicción, estoy absolutamente seguro, que el combate a la corrupción, que implica entre otras cosas acabar con el influyentismo, los sobornos y el burocratismo, permitirá que la inversión productiva se aplique pronto y con eficiencia.

Y vamos a crecer porque habrá promoción para el desarrollo y la inversión pública se convertirá en capital semilla para atraer inversión privada nacional y extranjera. Inclusive, vamos a promover la creación de sociedades de inversión y empresas con la participación del sector público, privado y social.

Informo que estamos por licitar proyectos estratégicos. Expongo algunos ejemplos:

En abril se publicará la convocatoria para la construcción del Tren Maya. Esta importante obra que beneficiará a los estados de Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Chiapas implica construir mil 500 kilómetros de nuevas vías férreas de trenes para turistas, pasajeros nacionales y transporte de carga. La inversión estimada se calcula entre 120 y 150 mil millones de pesos. Y sólo en la construcción se crearían alrededor de 300 mil empleos directos.

En cuatro años, una vez terminada esa importante red de comunicación, se tendrá una capacidad para trasladar a tres millones de visitantes al año y aumentaremos la afluencia de turistas a las zonas arqueológicas del Mundo Maya y a las ciudades de Chetumal, Mérida y Campeche.

Lo mismo puedo decir del Desarrollo Integral del Istmo de Tehuantepec. Ya tenemos el presupuesto para la ampliación de los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos y para la modernización de las vías del tren de carga de contenedores que conectarán las costas del Océano Pacífico con las del Golfo de México.

Estamos en la fase de consulta a las comunidades y en la elaboración de proyectos para lanzar las licitaciones. Tengamos presente que esta angosta franja de 230 kilómetros en línea recta de nuestro territorio será una vía de comunicación parecida al Canal de Panamá, y con algunas ventajas importantes, adicionales.

Tendremos disponibilidad de gasolinas y diésel de las refinerías de Salina Cruz y Minatitlán. Se utilizará el ducto ya existente de Pemex para transportar gas, se cuenta con energía eléctrica y a ellos debe agregarse que todo el Istmo se convertirá en zona libre o franca; es decir, se reducirán los impuestos y el precio de los energéticos para propiciar la instalación de parques industriales que generen suficientes empleos y buenos salarios. Todo ello con la participación y beneficio para los pueblos y con absoluto respeto al medio ambiente.

Hemos avanzando en el proyecto de construir dos pistas en el aeropuerto de Santa Lucía.

Nos ha llevado algún tiempo cancelar los compromisos que se habían hecho en la construcción del aeropuerto del Lago de Texcoco, pero hemos avanzado.

Mediante la operación de recompra se liquidaron casi un tercio de los bonos y regresamos al dinero a inversionistas, el monto restante seguirá operando en sus condiciones originales; sólo nos falta la liquidación que haremos puntualmente a las empresas constructoras y en eso estamos.

Aún con el costo que implica cancelar esta obra, estoy convencido, lo puedo probar, que fue la mejor decisión y menciono algunas razones:

En ese sitio, en el Lago de Texcoco, siempre íbamos a padecer de hundimientos, nos iba a costar mucho el mantenimiento de ese aeropuerto.

Vamos a resolver la saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México en menos tiempo, en tres años, con una solución de largo plazo, de mejor calidad, sin corrupción y con un ahorro de más de 100 mil millones de pesos para el pueblo de México.

Informo también que ya inició el Programa de la Zona Libre o franca, a lo largo de los tres mil 180 kilómetros de frontera con los Estados Unidos de Norteamérica.

En esa franja se redujo el Impuesto Sobre la Renta al 20 por ciento, el IVA pasó del 16 al ocho por ciento, los combustibles se abarataron y aumentó al doble el salario mínimo.

Estas medidas buscan incentivar la inversión para crear empleos y oportunidad de negocios y establecer de esta forma una última cortina de desarrollo en nuestro país para evitar la migración.

El día de hoy publicaremos las prebases para licitar la concesión de 50 mil kilómetros de líneas de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad, para comunicar por internet a todos los municipios y a los pueblos más apartados y marginados del país.

La contraprestación que pediremos a la empresa nacional o internacional que gane este concurso es la de proporcionar internet gratuito en plazas, escuelas, centros de salud y otros sitios públicos; esta obra, que implicará una inversión de alrededor de 30 mil millones de pesos, será de la mayor importancia para la comunicación y el desarrollo equitativo del México del futuro.

Aquí, repito, porque se habla mucho de la innovación tecnológica, nosotros queremos la modernidad, pero forjada desde abajo y para todos.

Nos hemos propuesto rescatar la industria petrolera y eléctrica de la nación. Este sector fue durante el periodo neoliberal saqueado impunemente, padeció de abandono, corrupción, de ineficiencias.

El proceso de desmantelamiento y pillaje en este sector se profundizó y buscó legalizarse con la llamada Reforma Energética, que ha resultado un rotundo fracaso.

Baste decir que, a cuatro años de su aprobación -y ahí están los datos, esto no es un asunto ideológico o político, es de juicio práctico- a cuatro años de la aprobación de la Reforma Energética se redujo la inversión pública y privada en el sector, se produce menos petróleo crudo, se producen menos gasolinas, menos productos petroquímicos, se genera menos electricidad, aumentaron los precios de los combustibles, los ingresos de la hacienda pública por petróleo y electricidad disminuyeron.

Los contratos que firmaron funcionarios públicos con particulares y las operaciones fraudulentas realizadas con empresarios e inversionistas vinculados a los gobiernos anteriores incrementaron la deuda, tanto de Pemex como de la Comisión Federal de Electricidad.

Afortunadamente, como una bendición, cuando parecía que todo estaba perdido, la gente decidió a favor de un cambio de régimen y por otra política económica; y ahora, a pesar de la complejidad del problema existen condiciones favorables y la firme determinación de rescatar el sector energético nacional.

Estamos optimistas, porque ya se detuvo la corrupción tolerada en Pemex y en la Comisión Federal de Electricidad.

Gracias a ello y al plan de austeridad del gobierno y de dichas empresas, estamos invirtiendo más para la producción de petróleo, para la refinación y para la generación de energía eléctrica.

El año pasado el presupuesto de inversión ejercido por Pemex fue de 185 mil 830 millones de pesos, ahora es de 272 mil 627 millones de pesos, 46 por ciento más.

La Comisión Federal de Electricidad ejerció el año pasado 37 mil 200 millones de pesos de inversión; ahora dispone de 61 mil millones de pesos, 64 por ciento más.

En materia de obra pública estamos dando prioridad a la conservación de infraestructura y a la terminación de obras en proceso. La inversión para el mantenimiento de carreteras y de caminos rurales es de 41 mil 298 millones de pesos, un monto superior a lo destinado en los últimos 10 años.

Además, el 78 por ciento de esa inversión destinada al mantenimiento, a la conservación de carreteras, ya fue licitada y asignada a empresas constructoras para adelantarnos a la temporada de lluvias.

Asimismo, todas las secretarías cuentan con un inventario de obras en proceso o inconclusas. Se trata de centros de salud, hospitales, presas, acueductos, canales de riego, carreteras, libramientos, escuelas, trenes, unidades habitacionales, gasoductos, plantas de fertilizantes, centros turísticos, termoeléctricas, puertos y muchas otras obras mal planeadas, abandonadas o sin terminarse.

Ante este tiradero de obras, hemos decidido priorizar y elaborar un programa multianual para asignar recursos y concluir la infraestructura y estas obras a lo largo del sexenio.

Muchos casos no podríamos terminarlas este año ni el año próximo.

Les doy el ejemplo del tren Toluca-Ciudad de México. Se pensó que iba a costar 30 mil millones, se han ejercido 60 mil y nos faltan 30 mil más para terminarlo. Vamos, por eso, a hacer un plan y terminarlo durante el sexenio.

Otro ejemplo, el tren en Guadalajara. Se estimó que iba a costar 25 mil millones y en realidad se tienen que ejercer 50 mil millones, el doble.

Y ya estaba a punto de inaugurarse. Se aprobó para este año mil millones y pensábamos que con eso se terminaba, pero nos llegó la información de que no iba a alcanzar esa cantidad y le pedí al secretario de Comunicaciones, al ingeniero Jiménez Espriú, que me presentara un informe; y en efecto, para terminarlo este año necesitamos cuatro mil 500 millones de pesos, no mil.

¿Qué estamos haciendo en este caso?

Estamos haciendo un acopio de recursos para que, en efecto, terminemos esa obra en diciembre de este año, que no se siga posponiendo.

Esta es una estrategia que se va a aplicar para todas las obras en proceso. Imagínense, hay 70 hospitales inconclusos. No los podríamos terminar este año ni el año próximo.

Es un plan para terminar todas estas obras, que significan inversión, presupuesto público, dinero de todos los ciudadanos.

Y por eso también recogemos la lección. Hemos hecho el compromiso de no iniciar ningún proyecto de gran escala que no podamos terminar durante nuestro mandato; es decir, el Tren Maya, la refinería, el Corredor Transísmico, las carreteras, el aeropuerto y todo lo que hagamos deberá concluirse y quedar funcionando en el sexenio.

También informo que ya iniciamos el Programa de Atención a Comunidades Afectadas por los Sismos de 2017.

De igual manera hemos comenzado con el Programa de Mejoramiento Urbano y Vivienda en 14 municipios del país, tanto en municipios de la frontera como en las ciudades turísticas para aminorar el contraste entre zonas turísticas con hoteles de gran lujo y colonias marginadas.

Este año vamos a reestructurar 194 mil créditos del Infonavit de gente que paga y paga, y no termina de pagar; esto va a beneficiar a muchas familias de trabajadores.

El gobierno de la Cuarta Transformación buscará siempre hacer realidad el ideal de la justicia social empezando por aplicar el criterio de que por el bien de todos primeros los pobres. Es un timbre de orgullo, una dicha enorme y creo que este es un ideal compartido por todos los mexicanos de todos los sectores, que se destinen este año más de 300 mil millones de pesos del presupuesto público a mejorar las condiciones de vida y de trabajo de la gente más humilde y pobre de nuestro país.

De cada diez hogares pobres de México, en siete llegará este año, cuando menos, un apoyo para el bienestar; y en las comunidades indígenas la ayuda llegará a todas las familias.

En el acto del Zócalo el día 1º de diciembre hice cien compromisos con el pueblo de México, repasándolos al día de hoy y vamos a entregar los anexos correspondientes, ya 62 de esos cien compromisos se han convertido en hechos y 38 están en proceso de cumplirse.

El primero de los 100 compromisos ya lo estamos llevando a cabo, consiste en que todos los Programas de Bienestar tienen como población preferente a las comunidades indígenas de México.

Prueba de ello es que ya iniciamos la construcción de caminos en 47 municipios de usos y costumbres de Oaxaca.

La pensión para adultos mayores se duplicó, ahora se entregan dos mil 550 pesos bimestrales, no mil 160 como antes, hasta diciembre.

Asimismo, este derecho se aplica de manera universal y beneficia a jubilados y pensionados del Issste, del Seguro y de otras instituciones que eran excluidos.

Hasta hoy han recibido su ayuda de manera directa, o están por hacerlo, 13 millones de personas; y hago el compromiso de que para el próximo informe trimestral estarán siendo apoyados de esta manera 18 millones de beneficiarios.

Ya están trabajando como aprendices 82 mil 142 jóvenes que reciben capacitación en empresas, comercios y talleres, y se les pagan tres mil 600 pesos mensuales; y cada mes se incorporaran 100 mil jóvenes más con sus respectivos tutores, quienes no sólo los capacitan en oficios o profesiones, sino que les inculcan conductas correctas y solidarias.

Es satisfactorio poder decir que 817 mil 583 personas con discapacidad, en especial niñas y niños pobres, han sido censados en comunidades y colonias, y ya están empezando a recibir dos mil 550 pesos bimestrales de pensión.

Se entregarán nueve millones de becas mensuales a estudiantes pobres de todos los niveles escolares, con una inversión de 60 mil millones de pesos, como nunca se había hecho en la historia de México.

Se están regularizando los programas de estancias infantiles y Cendis en beneficio de niñas y niños de madres trabajadoras y de niños de preescolar.

Todos los apoyos se entregarán de manera directa, por eso se está levantando casa por casa un Censo para el Bienestar. Primero se identifica a las personas que recibirán la ayuda, posteriormente se le entrega a cada persona beneficiada una tarjeta bancaria y así obtiene lo que por derecho y justicia le corresponde.

Por la corrupción que prevalecía en el manejo de los programas sociales, decidimos que el dinero del presupuesto, que es dinero del pueblo, no se entregara a intermediarios, sean organizaciones sociales, civiles o fundaciones de ninguna índole; todo ello para evitar simulaciones, los llamados moches, el piquete de ojo o cualquier otra forma de transas o desvíos de recursos destinados a la gente.

Reconocemos una gran importancia a la economía popular o microeconomía. Y con ello vamos a lograr que haya crecimiento y bienestar. También de esa manera se logra el crecimiento económico, desde abajo, en pequeñas comunidades y barrios, con la participación y la creatividad de la gente.

Un millón de ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios han recibido apoyos económicos para sembrar. Y pronto se sumarán un millón 500 mil más, incluyendo cañeros y productores de café.

Asimismo, ya se establecieron precios de garantía para alimentos básicos en beneficio de dos millones de pequeños productores, a quienes se les pagará durante la cosecha cinco mil 610 pesos la tonelada de maíz; seis mil 120 pesos el arroz; 14 mil 500 el frijol; cinco mil 790 el trigo y a ocho pesos con 20 centavos el litro de leche, lo cual significa con relación al año pasado un aumento promedio de más del 30 por ciento.

El Programa Sembrando Vida ya está en marcha. Este año se plantarán 575 mil hectáreas de árboles frutales y maderables, y el año próximo se llegará a un millón de hectáreas.

Este programa, además de su importancia productiva y ecológica, nos permitirá crear 230 mil empleos permanentes este año y otro número similar el año próximo.

Sólo en Chiapas, donde ya se están sembrando 200 mil hectáreas, van a trabajar 80 mil campesinos de mil 759 ejidos y comunidades.

De igual manera ya comenzó el Programa de Crédito Ganadero a la Palabra, que consiste en entregar de una a 10 novillonas y hasta un toro por productor, lo cual representa adquirir 200 mil reses con un presupuesto autorizado de cuatro mil millones de pesos, en beneficio de 19 mil 200 ejidatarios y pequeños propietarios.

Parecido a este crédito, pero dirigido a artesanos, comerciantes y muy pequeños empresarios, es el Programa de Tandas para el Bienestar. Se trata de otorgar pequeños créditos a quienes se gana la vida produciendo y vendiendo sus productos o prestando servicio.

Se empezarán otorgando seis mil pesos sin intereses, abonando ese crédito con pagos mensuales de 500 pesos. Al terminar de pagar los seis mil pesos, recibirán de inmediato 10 mil, luego 15 mil y así hasta 20 mil; a la palabra, sin burocratismo, sin trámites excesivos, sin dejar nada en garantía.

La mayor riqueza de México es la honestidad de su pueblo, a eso nos atenemos.

Este pequeño crédito ayudará para comprar mercancía, materia prima, un aparato electrodoméstico, herramientas o cualquier insumo. Este programa beneficiará a un millón de persona que están ahora, como muchas otras, excluidas del sistema financiero. Se les considera no sujetos de crédito y quedan expuestos al agio y a la usura.

Me dio mucho gusto que cuando empezó a hacerse el Censo del Bienestar -se va casa por casa y la gente se apunta, se inscribe, si es un adulto mayor, su pensión; si es una persona con discapacidad, su pensión- pero teníamos contemplado originalmente dar créditos a 500 mil pequeños comerciantes, artesanos, pequeños empresarios.

Y se censaron hasta ahora, se inscribieron cinco millones, tenemos esas solicitudes. Y es un gran motivo de satisfacción, da mucho gusto el que la gente esté pidiendo apoyo para salir adelante, para trabajar, para buscarse la vida.

Entonces, este es uno de los programas que vamos a procurar que no le falte presupuesto. Por eso, aunque nos quedemos sin camisa, aunque pasemos de la austeridad republicana a la pobreza franciscana, siempre habrá estos apoyos.

En educación hemos logrado, entre otras cosas importantes, algo que considero valioso, aminorar la polarización que se desató con la llamada Reforma Educativa. Yo creo que eso es lo más importante, estaba muy confrontada la población, mucha polarización por la llamada Reforma Educativa.

Actualmente hay respeto a los trabajadores de la educación. Y a partir de este nuevo proceder vamos a garantizar en la práctica y con la participación de los maestros -no se podría hacer de otra manera- de los padres de familia y de los especialistas o pedagogos que mejore la educación en cobertura y en calidad.

Están en proceso de creación 100 universidades públicas.

Inició el Programa de Rescate del Patrimonio Cultural y de la Memoria Histórica. Este año está dedicado a conmemorar el centenario del asesinato de Emiliano Zapata Salazar, así como los 500 años de la primera gran resistencia indígena frente al invasor español.

Ya comenzó el Programa de Fomento a la Lectura.

Como es sabido, se abrió la Residencia Oficial de Los Pinos, que ha sido visitada por más de 900 mil personas; y se elabora el proyecto integral de arte y cultura para unir ese espacio con los sitios y museos del Bosque de Chapultepec; es decir, se creará uno de los complejos artísticos y culturales de mayor importancia y esplendor en el mundo.

También hemos avanzado en el terreno deportivo. Fue un acierto poner como directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, Conade, a la medallista olímpica Ana Guevara. Ella está impulsando todas las prácticas y disciplinas deportivas.

Y ya se estableció la Comisión Especial para el Fomento al Béisbol, la Caminata y el Boxeo.

En materia de salud estamos trabajando para mejorar de fondo y de manera integral la atención médica y el abasto de medicamentos.

Vamos a sustituir el llamado Seguro Popular, que ni es seguro ni es popular, por un nuevo sistema de salud, con atención médica de calidad y con un cuadro completo de medicamentos gratuitos, no sólo los del denominado cuadro básico.

El gobierno en su conjunto compró el año pasado 93 mil 885 millones de pesos en medicinas y materiales de curación, casi 100 mil millones de pesos, a un grupo muy reducido, por cierto, de proveedores. Tan sólo el gasto en medicamentos y material de curación adquirido por el Issste y el Seguro Social significó en 2018 una erogación de 54 mil 940 millones de pesos, que fue suministrado en un 63 por ciento por sólo tres proveedores.

Pero lo peor es que los centros de salud y hospitales no existe abasto suficiente de medicamentos. A causa de la corrupción que ha imperado en este sector, sobre todo, insisto, en la compra de medicinas, el servicio que hoy se ofrece en centros de salud y hospitales es de pésima calidad; y estoy consciente que es uno de los problemas más importantes que tenemos y que vamos a resolver más temprano que tarde.

En este poco tiempo hemos definido con hechos la política de protección al medio ambiente. Decidimos no aprobar la siembra de maíz transgénico, no extraer petróleo o gas con el método del fracking, se canceló la autorización para la explotación de la mina a cielo abierto Los Cardones, en la Paz, Baja California Sur, y se han establecido garantías de que no se privatizará el agua, además, se cuidarán y crearán nuevas reservas naturales y se protegerá la flora y la fauna de nuestro territorio.

Tenemos que evitar que se destruya el territorio y entregar buenas cuentas a las nuevas generaciones, a nuestros hijos, a nuestros nietos.

Estoy convencido de que todo lo que hagamos para reactivar la economía, para producir, para crear empleos y lograr el bienestar material y cultural del pueblo se traducirá en paz y tranquilidad social. Si hay justicia, habrá seguridad.

La violencia, como lo hemos dicho tantas veces, no se deben enfrentar con violencia, sino haciendo el bien. El mal no se puede enfrentar con el mal, el mal se enfrenta con el bien.

Los seres humanos no somos malos por naturaleza, son las circunstancias las que nos empujan a tomar el camino de las conductas antisociales.

La construcción de una sociedad mejor, más justa y más humana es el avance y el punto de partida de nuestra política de seguridad pública.

Así, en el caso del robo de combustible, enfrentamos el fenómeno delictivo atendiendo las causas y garantizando los derechos sociales de la gente que por necesidad se dedicaba a esas actividades y se dejaba arrastrar por bandas de delincuentes comunes y de cuello blanco.

Por eso resultó muy triste la tragedia que originó la pérdida de 135 vidas humanas en Tlahuelilpan, Hidalgo.

Nuestro pésame permanente a sus familiares y el compromiso de que lucharemos siempre para evitar que nadie, ni en este caso, ni por migración, por pobreza, por marginación se vea obligado a poner en riesgo su vida.

El problema de la inseguridad y de la violencia lo vamos a ir enfrentando, como ya dijimos, con justicia, pero también con responsabilidad, organización, perseverancia, inteligencia y coordinación.

Fue un importante avance el que se haya aprobado la Reforma Constitucional para crear la Guardia Nacional; antes de esa reforma el presidente sólo podía, en el marco de la ley, disponer de 10 mil efectivos de la Policía Federal para hacer frente al grave problema de inseguridad que se padece en el país.

No olvidemos que el Ejército y la Marina no podían hacer labores de seguridad pública y que estaban dedicados básicamente a la realización de operativos contra el narcotráfico.

En los hechos la población del país se encuentra en estado de indefensión; esto explica en parte -no es justificación- por qué sólo se ha logrado contener la incidencia delictiva, pero no reducirla significativamente como lo deseamos.

Digo esto porque se mantiene prácticamente el mismo número de homicidios y de robo de vehículos de antes de que llegáramos al gobierno.

En homicidios el promedio diario de enero a noviembre de 2008 fue de 91.3 homicidios diarios; y de diciembre a marzo de 2019 ha sido de 88.2.

El robo de vehículo, en el mismo periodo del gobierno anterior fue de 669.6 robos diarios de vehículos, y ahora 636.1.

En el robo de combustible sí se redujo la cifra y hay buenos resultados. Y esto es un ejemplo de que se puede, porque en el caso del robo de combustible unimos todas las fuerzas y trabajamos de manera conjunta y se logró avanzar.

Este ilícito pasó de 81 mil barriles diarios sustraídos ilegalmente en noviembre del año pasado, 81 mil barriles diarios, a sólo 15 mil barriles, como resultado del operativo conjunto para cerrarle el paso a este tolerado y peligroso delito.

Por eso estoy seguro que cuando se avance más con los Programas de Bienestar y logremos con la Guardia Nacional -la suma de elementos son 220 mil elementos del Ejército, 40 mil de la Marina, más los 10 mil efectivos de la Policía Federal, todos juntos en 266 coordinaciones en todo el país- esta suma de elementos, de recursos, de voluntades, el que tengamos presencia en todo el territorio nacional, permitirá proteger a la gente y se reducirá sustancialmente el número de homicidios, robos, secuestros y otros delitos.

Aquí es el momento de reconocer el trabajo eficaz, las desmañanadas de los integrantes del Gabinete de Seguridad Pública, incluida la secretaria de Gobernación, que desde antes de las seis de la mañana está en estas reuniones del Gabinete de Seguridad, encabezado este gabinete con mucha eficacia y eficiencia por Alfonso Durazo.

Y al mismo tiempo es el momento de agradecer a las Fuerzas Armadas, al Ejército, a la Marina, al general secretario, al almirante, por su apoyo comprometido, su apoyo al pueblo de México en estas tareas y agradecer por su lealtad a la patria.

Amigas y amigos:

Aunque todavía es el comienzo del camino hacia el progreso con justicia, ya empezamos a escribir el prólogo de la gran obra de transformación nacional.

Ya probamos que se puede gobernar para el pueblo y con el pueblo. Ahí está la actitud solidaria, fraterna, de la gente que, con mucha conciencia, cuando tuvimos el problema del abasto de gasolinas, porque decidimos enfrentar el robo de combustible, se portaron a la altura de las circunstancias, en situación muy difícil, el tener que esperar hasta más de una hora para cargar gasolina. Y nos apoyaron.

Bien decía Juárez: ‘Con el pueblo todo, sin el pueblo nada’.

También hemos confirmado en este periodo de 100 días que, si se acaba con la corrupción y se gobierna con austeridad, se puede obtener más crecimiento económico. Esto es lo que vamos a demostrar, no sólo en México, en el extranjero. Este es el nuevo modelo de política económica.

Si se acaba con la corrupción y se gobierna con austeridad se puede obtener más crecimiento económico; pero también, que es lo más importante, más desarrollo, bienestar y se adquiere mayor autoridad política y moral.

Estamos en lo dicho, vamos a convertir a México en una potencia económica con dimensión social, porque tenemos muchos recursos naturales.

Contamos con un pueblo bueno, honesto y trabajador. Y el gobierno sabrá estar a la altura de las circunstancias.

Agradezco la confianza del pueblo de México, de todos los sectores; agradezco en especial la confianza de los empresarios.

Y reitero, reafirmo, refrendo el compromiso de no fallar. Nunca jamás claudicaré. Antes muerto que traidor.

Vamos a seguir construyendo en armonía la Cuarta Transformación. También es reconciliación. Vamos a seguir construyendo, entre todas y todos, la bella utopía; vamos a seguir caminando hacia ese gran ideal de vivir en una patria nueva, libre, justa, democrática y fraterna.

Gracias de todo corazón.

¡Qué viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!

 

Ver también

Presidente AMLO entrega más de 25 millones a comunidades pobres de Oaxaca; recursos provienen de subasta de autos

CDMX, 17 de junio del 2019.- Autoridades de los municipios Santos Reyes Yucuná y Santa …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *