Print Friendly

30 de noviembre del 2018.- Sólo faltan unas horas para que Andrés Manuel López Obrador(AMLO) tome protesta como Presidente de la República y Los Pinos, la legendaria residencia oficial, será abierta a los ciudadanos como un gran museo del poder. La propiedad donde vivieron 13 de los 14 Presidentes de México de 1935 a 2018 (con excepción de Adolfo López Mateos), fue sede de leyendas, misterios y un río de dinero, mucho dinero.

Sólo en los últimos 12 años, durante los cuales vivieron ahí Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018) con sus familias, la casona generó 2 mil 638 contratos con poco más de mil proveedores por más de 30 mil millones de pesos, según una revisión en el Portal de Obligaciones y Transparencia, la página Compranet y un informe de la Secretaría de Hacienda.

La erogación más grande, la Presidencia la hizo en asegurar la mansión: pagó 626 millones de pesos contra posibles riesgos por desastres naturales o incendios y 132 millones de pesos en seguridad extra a la que brindaba el Estado Mayor Presidencial para proteger el mobiliario.

Los gastos pequeños pero más frecuentes revelan cómo la residencia, cuya historia empezó como un intento de austeridad del Gobierno del ex Presidente Lázaro Cárdenas del Río (1934-1940) mutó al buen vivir. Por lo menos de 2006 a 2018, el comedor de la casa Miguel Alemán, donde habitaban los primeros mandatarios, siempre estuvo de manteles largos. Entre ambos erogaron 28 millones 560 mil 553 pesos en menaje como cubiertos y vajillas de plata y 36.9 millones de pesos en alimentos perecederos, así como vinos y licores.

Otro gasto fue el de los retratos oficiales. Los de los dos últimos mandatarios que habitaron Los Pinos representaron una erogación de más de 2.3 millones de pesos entre las sesiones, las reproducciones y los marcos. A los dos los retrató, sin licitación de por medio, Héctor Herrera Peralta quien desde José López Portillo (1976-1982) hasta ahora, se hizo cargo de captar con la lente a los Presidentes mexicanos.

Mañana, cuando se consolide la transición de poderes, Los Pinos iniciará una nueva era. Sus puertas 1 en Parque Lira y 3 en el bosque de Chapultepec se abrirán de par en par a partir de las 10:00 horas de mañana sábado. Las casas Miguel Alemán, López Mateos, Miguel de la Madrid, Venustiano Carranza y Lázaro Cárdenas podrán ser recorridas. La futura Secretaría de Cultura anunció en un comunicado, así como en la página web “Los Pinos para Todos”, que ahí, donde antes hubo vallas de elementos del Estado Mayor Presidencial, podrá apreciarse en pantallas gigantes la toma de posesión de AMLO, el primer Presidente en la Historia de México de un partido de izquierda y quien ha anunciado que por razones de austeridad, no vivirá ahí.

Para adornar el comedor de Los Pinos, Felipe Calderón Hinojosa compró mantelería fina. Se fueron en ello 509 mil 747 pesos. Cuando Peña Nieto llegó a la casona, se volvieron a comprar manteles por 337 mil 155 pesos. Los proveedores de Los Pinos mientras gobernó Calderón Hinojosa fueron Bariolés y Silvia Hernández Alfaro. Las de Peña Nieto, Dulce María Balbuena Carrillo y Verónica González García.

En esta búsqueda de contratos, también aparecieron los viejos símbolos del sistema. A través del Programa Integral de Aseguramiento de Bienes Patrimoniales de la Presidencia, la erogación para proteger Los Pinos de incendios y otros riesgos, se la llevó un único empresario: Rolando Vega Sáenz, director y dueño de Seguros Atlas, miembro del Consejo de Administración de Grupo México, quien durante las elecciones llamó a sus trabajadores a no votar por Andrés Manuel López Obrador.

Es nieto de Aarón Sáenz, canciller en el gobierno de Plutarco Elías Calles (Presidente de México de 1924 a 1928), el fundador del Partido Nacional Revolucionario que evolucionó a Revolucionario Institucional, y quien en el periodo postrevolucionario se convirtió en empresario cañero. La aseguradora fue fundada por su padre, Rolando Vega Íñiguez, expresidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Las coberturas contratadas en los gobiernos de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018) convirtieron a Seguros Atlas en la mayor proveedora de Los Pinos con seis contratos otorgados por Adjudicación Directa. De hecho, el contrato más grande que firmó Enrique Peña Nieto como Jefe del Ejecutivo –por 234 millones 886 mil 921 pesos– fue con esta compañía de seguros.

El libro Los Pinos: esta es tu casa –ordenado ex professo por el ex Presidente Vicente Fox en 2003– apunta que los cambios drásticos hacia la ostentosidad dentro de esa residencia rodeada de bosque se iniciaron con Miguel Alemán Valdés, quien gobernó a México de 1946 a 1952. El ex Presidente pidió edificar una mansión estilo francés de cinco mil 700 metros cuadrados. A partir de entonces, esa misma casa fue un escenario de cambios que costaron dinero y que no siempre fueron transparentes con suficiencia.

Por ejemplo, Enrique Peña Nieto se negó a informar cuánto invirtió en las remodelaciones para que él y su familia –la más numerosa después de la de Echeverría quien tuvo ocho hijos– habitaran ahí; además reservó hasta julio de 2019 los contratos de un centro de datos cibernético que ordenó en 2014, el año en que su popularidad se fue en declive después de la tragedia de Ayotzinapa y el escándalo de corrupción de “la casa blanca”.

Felipe Calderón Hinojosa hizo remodelaciones en secreto. En 2007, mandó reconstruir el sótano de la casa “Miguel Alemán”; pero los planos, el anteproyecto y el proyecto arquitectónico fueron puestos bajo reserva del 1 de julio de 2007 al 1 de julio de 2019; de modo que no se puede conocer qué hay ahí.

En 2010, en una entrevista con el noticiario nacional CBS Evening News with Katie Couric, sólo transmitida en Estados Unidos, el ex Presidente insinuó que debajo de Los Pinos había un búnker. “¿Usted recuerda el programa de televisión 24? Yo quería todos los juguetes, todo eso, todos los instrumentos necesarios para ser superiores a los criminales”, dijo y después afirmó que él tenía un sitio subterráneo secreto en un sitio de la Ciudad de México.

De Felipe Calderón hubo más secretos en Los Pinos: sus fiestas de cumpleaños. La hemeroteca de las revistas de sociales arroja imágenes y crónicas que muestran la forma en que festejó su llegada al mundo con con cientos de invitados; entre empresarios, funcionarios públicos y miembros del Partido Acción Nacional (PAN). Pero en los archivos de la Presidencia de la República no quedó registro del gasto de esas fiestas, como tampoco facturas o comprobantes que indiquen si causaron cargo al erario. Tampoco quedó registro de las organizadas por Sofía Castro Rivera, la primogénita de Angélica Rivera Hurtado, esposa de Enrique Peña Nieto, quien también eligió las revistas de espectáculos y “del corazón” para el reflejo de sus celebraciones.

Los Pinos, la kilométrica residencia inmersa en el bosque de Chapultepec y el caos de la Ciudad de México, donde hasta ahora sólo pudieron habitar los integrantes de la familia del Presidente, tiene hoy su futuro en vilo. Hay muchas propuestas de lo que de ahora en adelante puede ser esta histórica sede del poder mexicano. En las redes sociales, los ciudadanos han propuesto que se transforme en un centro cultural, un jardín botánico, un museo y hasta en una universidad.

Con información de sinembargo.mx

Te gusta? Compártelo:
 

Noticias relacionadas:

0 Comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Dejar un comentario

 




 

Current day month ye@r *