Print Friendly
*Los morenistas salieron buenos alumnos.

*Su sello personal es la arrogancia y prepotencia. 

Columna “Sendero Político”, Por José Cruz Delgado (10-X-18).- Los diputados de MORENA aprenden muy bien las lecciones de su jefe máximo Andrés Manuel López Obrador, son prepotentes, irascibles, intolerantes y muy sensibles cuando se les critica porque se sienten intocables y no se les puede tocar ni con el pétalo de una rosa porque de inmediato recurren a la amenaza.

Sí, esos son los que se sienten dueños de país, dueños de voluntades y conciencias, creen que pueden hacer lo que quieran porque se sienten “benditos” y “tocados” por un Mesías.

Me ha tocado vivir la transición de gobiernos panistas y en ninguno de ellos vi tal comportamiento de funcionarios y legisladores, nunca vi tanta altanería y arrogancia como la de los morenistas, pero ¿qué se puede esperar de ellos cuando salieron de la misma escuela que López Obrador?

Los de MORENA en el discurso son una cosa, y al llegar al poder cambian de piel como las víboras, o de color como los camaleones, según sea el caso.

Se rumora que el coordinador de la bancada de los morenos en el Congreso de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla no tiene u comportamiento que digamos aceptable, y que a tal grado que llegó su prepotencia que según comentarios regañó muy fuerte a una empleada de un restaurante de una cadena muy reconocida.

La verdad que eso, de ser cierto, fue una actitud muy lamentable de su parte porque se le veía una persona seria pero “caras vemos y corazones no sabemos”.

Otro caso es el de la legisladora Cristina Portillo Ayala, ex perredista y ahora morenista, quien al parecer se molestó por un comentario que un reconocido periodista hizo sobre su persona, pero bueno, de ella se puede esperar todo porque siempre le ha gustado ser protagonista, pero debe entender que es una persona pública que está expuesta a la crítica y los medios de comunicación no deben estar sujetos a sus dictados o caprichos.

Los medios de comunicación hemos sido siempre respetuosos, pero eso no significa sumisión y no estamos ni estaremos al servicio de nadie, al menos esa es mi humilde opinión

 

Cambiado el tema, el PRI debe pensar muy bien cómo le va hacer para elegir a los nuevos dirigentes de sus filiales como la CNC y CNOP, se acercan cambios de dirigencia en esos dos organismos y ya hay tiradores.

Para la CNOP puede perfilarse el ex presidente de la Mesa Directiva del Congreso local Roberto Carlos López García, y para la CNC no se ve con malos ojos que fuera el alcalde priista de Penjamillo, Homero Martínez Leyva, quien tiene muy buena aceptación, principalmente en el Bajío Michoacano porque su origen es meramente campesino, no “patito”.

Y aunque Roberto Carlos fue ya dirigente de la central campesina en Michoacán, sería un buen gallo para la CNOP, pues es un político maduro, conciliador y haría un buen trabajo como lo hizo en el Congreso local.

Pero bueno, ese tema lo tocaremos más a fondo en la entrega de mañana si Dios quiere.

josecruzdelgado@hotmail.com

Te gusta? Compártelo:
 

Noticias relacionadas:

0 Comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Dejar un comentario

 




 

Current day month ye@r *